Background Menú
Blog Tamar Cohem


Blog Tamar Cohem

Soy de lo peor

Tamar Cohen 01-05-2019

Para mi prima S:

Resulta que soy una persona de pocos principios. Me vendo muy fácil con tal de experimentar uno que otro placer de lo más gratificante. Antes no era así. Recuerdo mis épocas en que trabajaba en la Liga de La Leche y como Consultora de Lactancia, portaba un armadura de hueso colorado, no compraba productos Nestlé ya que fomentaban el uso de biberones y fórmula en poblaciones marginales. Incluso hace unos años, cuando José Saramago aún vivía y se atrevió a declarar un par de comentarios antisemitas, no dudé en tirar su maravilloso libro El evangelio según Jesucristo. Pero debí sospechar que algo comenzaba a fallar en mi interior, porque pese a todo, me quedé con Ensayo sobre la ceguera. Claro que ahora me arrepiento de haber tirado El evangelio, pero como dije, he perdido mis principios. Mi prima S dice que cada quien se vende a uno o varios postores. Para ella, el arte de Michael Jackson no es lo suficientemente importante como para justificar su falta, así que queda vetado de sus listas musicales, (aunque no estoy segura si alguna vez fue su fan) En cambio yo, con tal de disfrutar una velada viendo Annie Hall, Match point o La última noche de Boris Grushenko con mis adorados hijos, soy capaz de pasar por alto la cantidad de denuncias que pueda tener Woody Allen. Tampoco me voy a volver su abogada defensora, pero digamos que prefiero cerrar un ojo. Yo sé que está muy mal. Soy de lo peor. Lo reconozco. Mi prima, por ejemplo, también es de lo peor, come carne a pesar de saber que es moralmente reprobable y que atenta contra la vida digna de los animales. El problema es que yo me río con Woody Allen, leo a Heidegger, a pesar de su nazismo y hasta como carne. Ya ven, soy una persona de pocos principios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.