Background Menú
Blog Tamar Cohem


Blog Tamar Cohem

Gaga en concierto

Tamar Cohen 05-06-2019

Este blog se escribió casi solo. Quienes me conocen ya predecían de qué trataría. Sí, asistí al espectacular y maravilloso concierto de Lady Gaga. Por lo que no hablar de ella sería una traición a mis emociones, a lo que soy y a mis lectores. Fueron dos horas de una adrenalina constante correr por mis venas, de gritar sus canciones, de verla moverse en el escenario con su peluca gris azulada, sus botas negras con agujetas verdes y los labios pintados de naranja fosforescente. Una locura. Y no crean que la cosa se queda ahí. Gaga es una artista con causa. Habló sobre las enfermedades mentales y cómo a pesar de no notarse a simple vista, son igual de reales que cualquier otro padecimiento. Dijo que debemos acercarnos a las personas y preguntarles por cómo quieren que nos refiramos a ellas, si con el pronombre de él o ella. Y que quienes se identifican con ambos sexos, muchas veces solo piden que los llames por su nombre. Gaga es un ejemplo de lucha, admiración, respeto, tolerancia, amor, calidad humana y un talento de miedo. Al final del concierto se metieron todos los bailarines, la banda y Gaga. Las luces se apagaron y el público no se movía. Todos adivinaban lo que venía. Las lágrimas se escurrían en mis mejillas, entrelacé los dedos de las manos, el cuerpo me temblaba, cerré los ojos y respiré hondo. Los primeros acordes de Shallow se escucharon, Gaga apareció ondeando una bandera de arco iris, corría y saltaba feliz por el escenario mientras el público la ovacionaba. Cubrió el piano con la bandera, nos agradeció, nos declaró su amor y la cantó. Todavía escribo esto y se me salen las lágrimas. No sé qué fibras tocas en mí, Gaga. Pero gracias por hacerme sentir tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.